Son prácticas y útiles, pero requieren medidas de prudencia para evitar accidentes.

Habitar en una vivienda amplia no siempre es una realidad posible para todas las familias. Por otra parte, en los últimos años las medidas de las casas, en particular de los departamentos, se redujeron y las dimensiones de los cuartos, también. Por eso, las camas superpuestas -llamadas cuchetas o marineras- son una solución. Estas camas resuelven los problemas de espacio pero a veces son un factor de riesgo para los chicos. Son frecuentes las caídas desde la parte alta ya sea en una situación de juego o de sueño y desde la escalera. Puede pasar que quede atrapada alguna de las extremidades de los chicos o golpes con ventiladores de techos o lámparas.

Los golpes pueden provocar lesiones menores como chichones o cortes superficiales pero desde la Sociedad Argentina de Pediatría advierten que “Las lesiones mayores son politraumatismos, fracturas de cráneo, contusiones cerebrales, fracturas de huesos largos y lesiones de bazo. Las lesiones menores incluyen fracturas menores, contusiones y torceduras, laceraciones de piel y fracturas dentales”.

Para evitar inconvenientes recomiendan seguir estas pautas:

1. Elegir el lugar correcto

• Colocar la cama en un rincón.

• No ubicar la cama cerca de un ventilador de techo.

• Instalar una luz nocturna cerca de la escalera.

• Mantener despejada y ordenada el área del piso circundante.

2. Elegir cuchetas seguras

• Si se compra un mueble para armar, seguir las instrucciones de montaje con cuidado.

• Revisar la estructura para detectar posibles grietas, tornillos sueltos o puntos débiles.

• Asegurarse que el soporte de la cama superior sea fuerte.

• Chequear que la escalera no se encuentre suelta o rota.

• Poner barandas a ambos lados de la cama de arriba. Deben ser firmes, resistentes al uso y a la fuerza. Verificar que no se puedan extraer sin la ayuda de herramientas. Como mínimo deben tener 26 cm de alto. El espacio libre entre los barrones no puede superar los 7,5 cm para que los chicos no pasen la cabeza por allí ni ser inferior a 6 cm para que la mano no quede atrapada.

• No deben quedar espacios entre la baranda y el colchón.

• Utilizar los colchones de tamaño correcto.

• Homologación y certificación del mueble.

3. Educar a los niños para el uso correcto de las cuchetas

• Hablar con los chicos sobre la seguridad en la cama.

• Los niños menores de 6 años no deben dormir ni jugar en la cama de arriba.

• Mostrarles cómo utilizar la escalera.

• La cucheta no debe ser utilizada como un juego.

• Nunca colgar o atar pañuelos, cuerdas, cinturones o bufandas de la litera de arriba.

Autor

Escriba un Comentario