Algunas sugerencias para asegurarnos de mantener una lactancia correcta y feliz.

Faltan apenas unos días para el inicio del verano. La estación invita a disfrutar pero también trae la temible ola de calor. Para evitar problemas y sustos es importante tener en cuenta algunas pautas para el manejo de la lactancia con altas temperaturas.

“Algunos temas que rodean a la lactancia (tanto a la madre que amamanta como al/la bebé que lacta), están llenos de mitos; muchos de ellos no hacen ni bien ni mal, mientras que otros tienen el poder de convencernos sobre ciertas prácticas que no siempre son beneficiosas para la díada”, nos dice Paula Díaz de Arcaya, Puericultora y Consultora en Crianza de la ACADP (Asociación Civil Argentina de Puericultura) 

Una de las dudas y preocupaciones frecuentes es sobre la hidratación de la mujer que amamanta. ¿Cuánta agua debe tomar? ¿La cantidad de agua que toma determina su producción de leche? Díaz de Arcaya contesta:

·        Amamantar puede generar sed (principalmente en los primeros meses). ¿Lo indicado? Sentarse a amamantar con líquido cercano. No esperar a que aparezca la sed. Indicar tantos litros de líquido no nos parece adecuado ya que la producción de leche no depende de los líquidos ingeridos.

·        Es importante que la mujer que amamanta tenga una alimentación equilibrada, variada y en sintonía con la estación del momento.

·        Amamantar genera un gasto de energía y por lo tanto calor, por lo que es posible que los requerimientos de la madre sean mayores en verano. Evitar las bebidas azucaradas y preferir el agua y los jugos naturales.

·        Buscar un lugar fresco de la casa. Evitar la exposición a sol en los horarios no recomendados.

·        Descansar en la medida de lo posible. Dormir o dormitar cuando tu bebé duerme.

Los y las bebés lactantes

Las consultas no son solo sobre las mamás que amamantan, también sobre los lactantes. ¿Los/las bebés tienen necesidad de hidratarse con agua?, ¿Cuándo es posible dar agua a los/las bebés? La puericultora nos orienta:

 Bebés de 0 a 6 meses (Aún no han iniciado su alimentación complementaria)

Los/las bebés que aún no han iniciado el proceso de incorporación de sólidos no tienen necesidad de hidratarse con agua ya que la leche con la cual se alimentan cubre todos los requerimientos.

·        Alimentados con leche materna: No requieren agua extra para estar bien hidratados. La leche materna contiene un 88% de agua y su osmolaridad semejante al plasma, permite al niño/a mantener un perfecto equilibrio electrolítico.·       

.   Alimentados con leche de fórmula: No requieren agua extra para estar hidratados. La leche de fórmula tiene un alto porcentaje de agua en su composición, pero la forma de prepararla puede cambiar sus características. Debe prepararse según indicación de envase. Teniendo en cuenta que: – Agregar más agua de la indicada no es correcto ya que reduce la cantidad de nutrientes por volumen total de leche.

Recordar que no es indicado ofrecer agua ni ningún otro líquido, té o infusión a un bebé menor de 6 meses.

Bebés de 6 meses o más (Han iniciado su alimentación complementaria)

Cuando comienza el proceso de introducción de sólidos, el agua aparece en escena. ¿En verano es necesario aumentar la ingesta de agua?

·        Alimentados con leche materna: Es posible que durante el período estival, los/las bebés aumenten el requerimiento de teta y esto sucede no sólo por una necesidad de líquidos sino porque pueden encontrarse más fastidiosos y la teta aparece como un lugar de tranquilidad y de digestión ligera. La libre demanda es una buena opción, garantizando una adecuada hidratación y nutrición. Durante la comida es adecuado ofrecer agua, cada bebé tomará en función de sus requerimientos. No obligar.

·        Alimentados con leche de fórmula: Algunos bebés no amamantados suelen reducir la ingesta de leche de fórmula al iniciar la incorporación de sólidos por lo tanto es importante prestar atención a sus requerimientos de líquidos. Ofrecer la mamadera y/o agua. Nunca obligar.

Cuidados para no descuidar

·        Para vestir al bebé/a preferí las ropas ligeras, claras y de algodón.

·        Cambiale el pañal con regularidad.

·        El aire acondicionado y el ventilador pueden ser muy buenos para bajar la temperatura del ambiente, pero es importante evitar que les vaya en forma directa.

·        Evitar la exposición al sol directo de los/las bebés menores a 6 meses.

 Y no olvidemos que ante cualquier comportamiento extraño de tu bebé (somnolencia, falta de apetito, rechazo del pecho) lo indicado es consultar rápidamente a tu pediatra de cabecera.

Agradecemos el asesoramiento de Paula Díaz de Arcaya, Puericultora y Consultora en Crianza de la ACADP (Asoc. Civil Arg. de Puericultura). Podés consultarlos en @acadparg

Avatar photo
Author

Write A Comment