La leche materna es el mejor alimento que puede tomar el bebé. Cómo guardarla para dársela cuando no puedas darle el pecho.

La leche materna contiene un equilibrio perfecto de sus nutrientes, vitaminas y minerales que generan un alimento inigualable para la protección temprana de la salud del recién nacido.

“Tiene la concentración adecuada de proteínas, grasas, lactosa y las enzimas para que éstas puedan ser fáciles de digerir y absorber, de manera tal que se puedan aprovechar al máximo todos sus nutrientes”, explica la puericultora, Daniela Pugni y agrega que “La leche materna está perfectamente diseñada para el organismo del bebé, que puede absorber todos los aportes de manera fácil y rápida”.
La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante al menos seis meses y después de introducir alimentos complementarios nutricionalmente adecuados y seguros.

Aunque los beneficios de la leche materna son indiscutibles al momento de volver al trabajo a muchas mamás se les dificulta seguir amamantando. Por eso, recurren a los sacaleches que les permiten extraerla y conservarla para, en el momento que lo necesite, seguir amamantando al bebé.  La leche extraída conserva la mayor parte de sus beneficios, aunque es cierto que es mejor la leche recién extraída que la congelada.

Optemos por extracción manual o con sacaleches, antes de extraer la leche se deben lavar bien las manos con agua y jabón y secarlas con una toalla limpia. También es fundamental la higiene del aparato extractor, cada pieza debe estar perfectamente limpia y seca: lo recomendable es lavar todas las piezas con agua templada (a unos 30 °C/86 °F) y detergente. Después se debe enjuagar todas las piezas con agua potable y secarlas con un paño limpio. 

Desde el Ministerio de Salud indican cómo conservar la leche materna de modo adecuado:

Es importante conservarla siempre en un recipiente con tapa apto para alimentos.

.
Cada vez que se guarde leche, será preciso rotular el envase colocando la fecha de la extracción. Al dársela al bebé usar la leche que tiene más días de extraída.

Para conservar la leche:

  • Se puede conservar en heladera hasta 4 días.
  • Si la leche no será utilizada durante los días inmediatos a la extracción, lo ideal es guardarla en el freezer donde podrá ser óptimamente conservada hasta 6 meses.
  • Como todo alimento, debe ser conservada en frío inmediatamente luego de ser extraída; sin embargo, en ciertas situaciones donde no se tenga acceso inmediato a refrigeración la misma podría ser mantenida a temperatura ambiente (16-29ºC) hasta 4 horas.

Antes de usarla, si está congelada habrá que bajarla del freezer a la heladera. También se la puede descongelar a baño maría (nunca sobre el fuego directamente) o bajo el chorro de agua caliente.

Parar ayudar a las mamás, Carestino ofrece tres modelos de sacaleche: manual con mamadera, eléctrico con mamadera y pocket con batería. Son una herramienta ideal diseñada específicamente para la lactancia materna.
Cada modelo ofrece un ajuste natural que estimula el flujo de leche materna, además se adapta a la necesidad de cada mamá y alivia el dolor de pecho. Las tres opciones son prácticas, suaves y eficaces y están pensadas para prolongar la lactancia materna tanto como sea posible.

Author

Write A Comment