¡A dormir como un bebé! Consejos para un sueño seguro
Compartir

¡A dormir como un bebé! Consejos para un sueño seguro

Todos los papás y mamás, sobre todo primerizos, suelen estar atentos a cada movimiento, respiración o ruido que haga el bebé mientras duerme, pero ¡relax! Te traemos tips súper prácticos para que tu hijo/a tenga un sueño seguro y pueda recuperar la energía que necesita para su crecimiento.

Antes que nada, si aún estamos en la etapa de colecho, es decir que nuestro pequeño o pequeña duerme con papá o mamá,  o ambos, ¡hay que estar atentos/as! 

Tenemos que tener en cuenta su espacio, la comodidad del colchón y la temperatura, ya que los bebés suelen ser más sensibles a los cambios bruscos.

¿Cómo lograr un sueño seguro?

La neonatóloga Fabiana Tenreyro nos brinda una serie de consejos: a tener en cuenta: :

  • ¿Cómo tiene que ser el colchón? Cuanto más rígido sea, ¡mejor! Es importante que pueda descansar sobre una superficie firme, que no se hunda levemente cuando el bebé esté acostado, y que sea de la medida de su cuerpito.

El colchón debe adaptarse al tamaño de la cuna, moisés o corral para que no sea molesto dormir en él.

  • ¡Nada de juguetes! Sabemos lo que estás pensando: ¿cómo dejarlos sin sus juguetes? Sí, según la doctora, lo ideal es que no tengan ningún juego o peluches mientras sea el momento de descansar. 

No debe haber nada que obstruya su espacio, le impida moverse y cambiar de posiciones.

  • Ropa cómoda: el pijama tiene que ser suave y sin mucho abrigo para que, durante la noche, su cuerpo no levante temperatura por demás. 
  • ¡Saca la frazada! Si está en un ambiente con temperaturas medias en verano y en invierno, con las sábanas ¡estamos bien!. Si notamos que tiene frío, podemos optar por abrigos de cama para recién nacidos que sean livianos y no muy calurosos.
  • ¡Piecitos apoyados! Los pies del bebé tienen que tocar el fondo de la cuna para que tenga un amplio espacio por arriba de su cabeza y pueda moverse sin problemas mientras sueña.
  • ¡Libre de humo! La pieza o el ambiente donde esté la cuna de nuestro hijo/a no tiene que tener contacto con ninguna sustancia que pueda contaminar su aire.
  • ¡Manitos arriba! No hay que olvidarnos de este punto importante: los bracitos tienen que estar hacia arriba rodeando su cabeza o simplemente extendidos. 

Si el bebé está tapado con la sábana, hay que asegurarse de que la sábana esté por debajo de sus brazos. Esto ayuda a que se mantenga sobre su espalda y boca arriba. 

¡Siempre tiene que dormir hacia arriba! Por lo menos hasta los seis meses. Si lo acostamos de costado, puede repentinamente girarse boca abajo y apoyarse sobre su estómago; esto puede provocarle problemas para respirar y es una de las principales causas de asfixia y muerte súbita.

Después de los seis meses, suele moverse más, pero ¡a no alarmarse! El riesgo de que tenga dificultades respiratorias es menor. ¡Así que despreocupate!

¿Qué te parecieron estos consejos? ¡Te leemos!

Fuente:

Neonatóloga Fabiana Tenreyro

Médica en neonatología. MP: 3179  

IG: @Fabilaneo

Compartir
Danos tu opinión

2 comentarios
    • Hola Evelyn, una vez que tu bebé esté suficientemente fuerte y pueda girarse por la noche, no te preocupes si permanece de costado o boca abajo. Pero recorda ponerla a dormir boca arriba de todos modos hasta que tenga un año de edad. De todas maneras, para mayor tranquilidad consultá a tu pediatra!