Cecilia Insinga es una de las periodistas del canal de noticias TN (Todo Noticias). Profesional, muy respetada por sus compañeros comparte con nosotros su experiencia con sus hijos y grandes amores: Valentín y Luca

Me convertí en mama hace cinco años, lo escribo y aún no creo que el tiempo se haya escurrido tan vertiginosamente. Tal es así que ya no sólo soy mamá de un hijo sino de dos niños. Luca de 2 años y Valentin de 5.

La maternidad me potenció, me saco de mi zona de confort y estabilidad. Convertirme en mama me ratificó la vaga idea que tenía de que la maternidad era para valientes. Lo reafirmé con mi segundo hijo y su internación a los quince días. Mi maternidad me llena de amor, de vida, de emociones de esas que me explotan el corazón pero también por momentos me lleno de miedos y de alguna que otra culpa.

La primera vez que mire a mi hijo entendí eso del amor a primera vista… entendí también el significado de dar la vida por alguien… también entendí que unas líneas de fiebre pueden convertirse en una pesadilla, que una caída puede ser un gran susto y que una caca sólida puede ser una fiesta.

Al convertirme en mamá dejé de pensar en el futuro más lejano para disfrutar y no perderme el presente tan cercano… También entendí que viví mucho tiempo sin darme cuenta que lo verdaderamente importante es eso cotidiano que terminamos adorando y añorando con los años.

Mis hijos vinieron  a poner mi mundo patas para arriba, no solo cambiaron mis prioridades sino también muchos de mis pensamientos y hice todo eso que dije que no iba a hacer… Porque no se opina sobre maternidades ajenas… 

Cada maternidad es un mundo y en la mía hay pocas rutinas, mucha música, mucha teta y colecho. Algún día dije… esto no me va a pasar… y me pasó

Hay tantos tipos de madres como hijos en este mundo. En este camino de aprendizaje constante les deseo que vivan su maternidad libre, sin presiones, que rompan cadenas y mandatos. 

Les deseo que tengan la certeza que sus elecciones son las mejores y las empoderen. Que no se pierdan de dejar de ser ustedes mismas entre esa nueva mamá que nace y se transforma constantemente. Somos una construcción permanente, que nada nos detenga. 

Autor

Escriba un Comentario