Conocer las señales que nos indican que nuestro bebé quiere dormir nos ayudará a evitarles el sobrecansancio.

Aunque a veces nos gustaría que los bebés vengan con un “Manual de instrucciones” ya sabemos que es imposible. Uno de los aspectos que más nos cuesta decodificar es su sueño. A veces los notamos cansados, agotados y sin embargo no logran conciliar el sueño. Es que como decían las abuelas están “sobrepasados” y cuando llegan a esa situación no solo les costará dormir sino que es probable que tengan más despertares por la noche. Por eso es muy importante prestar atención a las señales de sueño que nos manda nuestro bebé.

“Para que identifiquemos cuál es el momento ideal para dormir, el bebé nos manda tres tipos de señales, las precoces, las intermedias y las tardías”, explica la pediatra Sol Segura Matos (MN 140.644) y las especifica:

Señales precoces:

El bebé baja su nivel de actividad.

Está menos coordinado o un poco más torpe.

Desciende su nivel de atención.

Señales intermedias:

Se tira de la oreja.

Se pone más rojo su entrecejo.

Bosteza.

Señales tardías:

Arquea la espalda.

Pasa de la risa al llanto.

Se opone al consuelo.

Ante la pregunta si es lo mismo dormir al bebé con las primeras señales que con las tardías, la especialista responde: “Es mucho más difícil con las últimas señales, por eso es importante conocer al bebé, observarlo y anticiparnos con las primeras señales de sueño que vemos”.

Conocer estas señales de sueño nos permitirán saber cuándo es el momento de reducir la estimulación y comenzar a acomodar al bebé para que logre descansar mejor. Si esperamos hasta que se encuentre muy cansado, será más difícil que se duerma y se pondrá irritable. Aunque a la hora de dormir cada bebé es diferente, las señales de sueño son nuestras aliadas para lograr que descansen tranquilos y sin sobresaltos.

Para consultas sobre el sueño podés escribirle en su cuenta de Instagram @drasolseguramatos

Avatar photo
Author

Write A Comment