Los bebés también van al gimnasio, aunque sin salir de su casa. Si tuviste un bebé hace poco o estás embarazada y te encontrás en plena compra de todo lo que va a necesitar, es probable que te preguntes qué tan necesario es contar con un gimnasio.

Qué son
Se trata de mantas acolchadas de tamaño variable que tienen una barra (también recubierta en tela y gomaespuma) de la que cuelgan diferentes argollas con juguetes, desde sonajeros y mordillos hasta muñecos y espejos de plástico; también se las conoce como alfombras didácticas, dado que la parte sobre la que se acuestan trae complementos como abrojos, botones que emiten sonidos y hasta música.

Para qué sirven
Un gimnasio aporta al desarrollo psicomotriz del bebé. Estimula la motricidad (coordinación, movimiento, etc.) y los sentidos, a través de los colores, las diferentes texturas y sonidos, etc. Además, aunque se pueda quedar solo explorando ese nuevo mundo por un rato, también son ideales para generar un momento de juego compartido entre vos y tu bebé.

Desde cuándo usarlos
Están indicados desde el nacimiento y suelen utilizarse hasta los 6 o 7 meses del bebé, dado que cuando comienzan a gatear y a tener más independencia es recomendable favorecer el movimiento; aunque, en su justa medida, no están desaconsejados.
Una vez que tu bebé ya sostenga la cabeza, se recomienda acostarlo boca abajo para que pueda ejercitar los músculos del cuello y la espalda y así facilitar el gateo. Si todavía no rola solo, podés ir cambiándolo de posición, así varías los estímulos.

Qué tener en cuenta a la hora de comprar uno
Es fundamental que el gimnasio sea completamente lavable, así aseguras la higiene del mismo. Otro factor clave es que el material con el que esté confeccionado sea hipoalergénico y libre de ftalatos para que no sea tóxico. La practicidad siempre es un plus, fíjate que sea liviano y fácil de plegar, tanto para armarlo y desarmarlo con facilidad en tu casa hasta para trasladarlo si te vas de vacaciones o a visitar a familiares y amigos.

También hay modelos más grandes que las medidas estándar, los cuales son ideales para mellizos o gemelos. Al ser de mayor tamaño es probable que el bebé pueda utilizarlo durante más tiempo a modo de alfombrita sobre la cual sentarse para jugar.

Autor

Escriba un Comentario