¿Existe un tiempo ideal entre un embarazo y el siguiente? Sí y no. En realidad, la respuesta depende de múltiples factores. En primer lugar, la situación familiar y personal, una pareja puede preferir que sus hijos tengan muy poca diferencia de edad para pasar la etapa de mamaderas, chupetes y pañales sin un descanso en el medio, mientras que otros, eligen esperar a que el mayor sea más independiente, incluso que ya este escolarizado.
Otro factor que puede resultar determinante es el reloj biológico. ¿Pero existe en realidad algún riesgo al tener embarazos seguidos?

Es cierto que muchas veces se escucha que debe pasar un periodo mínimo entre un parto y el siguiente; y, en este sentido, tampoco existe una respuesta única.
“Si se tuvo un parto vaginal, el desarrollo del embarazo fue normal y la recuperación post parto fue buena, no hay un tiempo específico; será el que decida la pareja”, asegura el Dr. Sergio Pasqualini, director Científico de Halitus Instituto Médico.
Ya en el caso de la cesárea se abre un abanico de posibilidades, según explica el especialista “si es la primera intervención, el desarrollo del embarazo fue normal y no existen contradicciones para un nuevo embarazo, igual es bueno esperar un poco. Siempre se sugirió como mínimo un año, aunque puede ser menos, por la cicatrización de la incisión en el útero”.
Pero, en caso de que el periodo sea menor, no habría que preocuparse, ya que como señala el médico, “a los dos meses esa cicatrización ya está hecha, y los primeros meses de embarazo hay poca tensión en esa cicatriz, o sea que la herida se puede seguir fortaleciendo hasta que crezca la panza”.
Un caso completamente diferente es cuando se acumulan cesáreas, “si es la segunda, al realizar la nueva cesárea el obstetra puede evaluar cómo está la cicatriz de la intervención anterior y recomendar el tiempo que sea necesario esperar para el próximo embarazo, o incluso, contraindicarlo”, indica Pasqualini.

Casos especiales
Lo ideal es planificar el embarazo y antes de quedar embarazada, visitar al ginecólogo u obstetra para realizarse una serie de estudios prenatales y consultarle cualquier duda que pueda surgir.
Más aún, si el embarazo anterior presentó alguna complicación como diabetes gestacional o preeclampsia.
Y si bien las recomendaciones como el buen descanso, la alimentación saludable y balanceada y la atención médica son claves en cualquier embarazo, cuando la brecha entre dos gestaciones es muy breve, se sugiere reforzar estos “cuidados”. En ese sentido, por ejemplo, es clave llevar adelante una dieta rica en hierro, ya que tanto el embarazo como la lactancia pueden disminuir la presencia de este mineral en el organismo.





Autor

Escriba un Comentario