Recordar el seno materno, jugar e interactuar, la higiene necesaria, el baño de nuestro bebé es todo eso y mucho más.

El baño es un momento relajante para nuestro bebé, sin embargo algunos papás pueden experimentar cierto temor. El bebé se mueve, parece deslizarse y el adulto se puede sentir inseguro al sostenerlo. Es un momento muy importante no solo para su higiene corporal, también para su desarrollo sensorial. Por eso es importante tener en cuenta algunos tips para que niños y adultos disfruten de este rito cotidiano.

Paso a paso

1. Cuando vamos a sumergir al bebé en la bañera, debemos apoyar su cabeza en el hueco de nuestro brazo, sosteniendo a un mismo tiempo la parte exterior de su hombro con la mano. Pasemos el otro brazo por debajo de sus nalgas y sujetémoslo por un muslo. Bien sostenido será el momento se sumergir a nuestro pequeño en el agua, siempre empezando por los pies.

2. El momento de lavarles la cabeza es algo que los bebés no suelen disfrutar tanto. Para hacerlo sin problemas es necesario mantenerlos en posición horizontal, apoyando su cabeza en el hueco de nuestro brazo. Después con mucha delicadeza y suavidad, enjabonarle la cabeza.

3. Lavarle el resto del cuerpo con un guante de esponja o esponja natural. Debe ser muy suave porque la piel del bebé es delicada. Limpiar con mucho cuidado todos los “plieguecitos” que se forman en su cuerpo. En todo momento evitar movimientos bruscos para evitar que se asuste y se ponga a llorar. Los ojos y la cara es mejor lavarlos con un algodón humedecido o con una toallita muy suave, lo que facilitará eliminar las mucosidades que se hayan podido acumular.

4. Al momento de lavarle la espalda lo mejor será sostener al bebé por la parte exterior de su hombro, pasando nuestro brazo por delante de su pecho. Nuevamente lograremos que se sienta protegido y no se asuste.

5. Sacar al pequeño de la bañera con mucho cuidado. Lo mejor será colocar la toalla sobre nuestro pecho y sujetarla con el mentón. Envolver al bebé con la toalla y colocarlo sobre el cambiador. Secarlo con suavidad, sin frotar poniendo especial atención a los pliegues de su piel. 

Las toallas con capuchas son las más prácticas. En nuestra web podés encontrar nuestras toallas confeccionadas en tela 100% algodón. La parte externa de la capucha cuenta con un diseño delicado estampado de tela pique que ayuda a proteger la cabeza del niño del frío y evita los temibles enfriamientos.

Una bañera pero no cualquier bañera
El baño del bebé debe realizarse en una bañera especial para él, colocada sobre una superficie alta con el fin de garantizar el control sobre su cuerpo. No debe llenarse con más de cinco o seis centímetros de agua templada, a una temperatura de aproximadamente 30 grados.
Nuestra bañera es apta para el recién nacido, ya que incluye un asiento reductor que ayuda con su cuidado y ofrece seguridad durante el baño. Además incluye un tapón térmico para mantener la temperatura ideal del agua. 
Para facilitar su guardado es plegable y además sus patas cuentan con material antideslizante lo que brinda una mejor adherencia y seguridad a la hora del baño. 

Carestino
Autor

Escriba un Comentario