Las fiestas son un momento de celebración y encuentro, pero también pueden ser algo estresantes. Algunas ideas para pasarla lo mejor posible.

Organizar a dónde vamos y qué llevamos. Ver qué nos ponemos y qué ropa llevan los chicos, tratar de llegar a horario. Si somos la sede del encuentro ver que todo este ordenado y lindo para cuando lleguen los invitados. A esto se le suma la pandemia y las precauciones que debemos tomar para poder reunirnos cuidándonos y cuidando. Si además hay un bebé en la familia habrá que pensar estrategias para que el pequeño la pase bien. Algunas de estas ideas puedan ayudar al disfrute del que seguramente será el más mimado del encuentro.

Una buena siesta

Sí, sabemos que no todos los bebés se duermen en el horario que queremos y deseamos. Pero en la medida de lo posible y ya que la noche del 31 todos nos acostaremos más tarde será importante que duerman una siesta. De este modo será más sencillo que llegue a la medianoche descansado.

Un rincón para los chicos

En la medida que el lugar del encuentro lo permita es ideal armar un espacio de juego para los pequeños. Un espacio libre de muebles y objetos potencialmente peligrosos o que se puedan romper. El lugar debe estar cerca de los adultos, pero también permitir la independencia de los chicos. Se puede extender una manta sobre el piso y colocar sus juguetes favoritos. Si nos olvidamos sus chiches o es una complicación llevarlos,  los envases de plástico, tapas y ollas del dueño de casa suelen ser una diversión que todos los chicos aman.

Menú infantil

En cado de los lactantes no habrá problema con el “menú”. Pero para los chicos más grandes será necesario pensar antes qué comerán. La comida de las fiestas muchas veces no les gusta, por eso no está de más pensar platos acordes para ellos.

Lugar para descansar

Aunque duerma una buena siesta, si el festejo se prolonga en algún momento el bebé caerán rendidos. Por eso, lo mejor será adecuar un espacio para acostarlo y que pueda dormir tranquilos, lejos del ruido. En caso de tener un baby call será ideal llevarlo para monitorear si se despierta. 

Un poco de mucha paciencia

Tíos que hace rato no se ven, abuelos emocionados, todos quieren estar cerca del bebé. En las Fiestas habrá que tener paciencia y tratar de flexibilizar algunas normas cotidianas. Es cierto que muchas familias acostumbran a distintas rutinas a su bebé, pero también que las fiestas son un momento de encuentro familiar. Por eso, cada persona evaluará qué cede y qué no en el encuentro. Lo importante es que todos la pasen lo mejor posible, al fin de cuentas solo son unas horas que nos ayudan a despedir un año que se va y otro que llega.

Carestino
Autor

Escriba un Comentario