Tag

embarazo y piel

Browsing

En invierno, el frío y la calefacción pueden resecar la piel dejándola tirante y seca. Las manos son muy sensibles y suelen dañarse. Algunos consejos para cuidarlas. Durante el embarazo la piel suele sufrir alteraciones. Por el gran cambio hormonal se deshidrata más y se vuelve más sensible, sobre todo durante el primer y último trimestre. La llegada del invierno complica todavía más el panorama porque el frío reseca la piel. Aunque a veces lo olvidemos, las manos son, junto con el rostro, una de las zonas más expuestas continuamente a agresiones externas que provienen básicamente del medio ambiente. El sol, el frío, el calor y los cambios de temperatura, el contacto con sustancias o productos químicos pueden ser perjudiciales y con el paso del tiempo, generar una rugosidad al tacto y a una piel áspera y seca. La piel de las manos muestra algunas particularidades específicas: en el dorso…